miércoles, 12 de diciembre de 2007

Es verdad que a veces preciso de una tibieza constante, pero también es cierto que espero fervorosamente el invierno.

No hay comentarios: