lunes, 18 de febrero de 2008

Al tango insonoro de María de Buenos Aires

Fue toda una osadía renunciar a él, caballero; era de agua, de matemática en poema, tabula raza, sensibilidad sin mácula, secreto de nota aguda; pero, esto, por supuesto se lo escribo a usted, que está más dentro y me pongo dolida y triste: Girondo, Radiohead, túneles y esos tangos que no son nuestros.

No hay comentarios: