domingo, 15 de junio de 2008

Viernes 13

En este espantoso abismo, matriz de la naturaleza y tal vez tumba, no de mar, ni tierra, ni aire, ni fuego, sino de todos juntos en sus fecundadoras causas confusamente mezclados, y al que debe combatirse siempre, a menos que aquel que todo lo hace y puede ordene sus oscuras materias y cree más mundos, en este espantoso abismo, el caudaloso demonio se detuvo al borde del infierno y miró un momento, considerando su viaje...


John Milton, El paraíso perdido

No hay comentarios: