sábado, 13 de septiembre de 2008

sin título

Hoy no tengo nada que decir,
hoy la luna amaneció llena,
roja y nebulosa,
las palabras tuvieron que partir.

Señores, señoras, apreciad esto,
soy un as en la rima
soy el juglar que va penando
en este siglo
en ausencia de poesía.

He sido como Borges fue Homero:
un alma que ha parido mil vidas.
Y vedme aquí,
intolerante a la inmensidad,
ineficiente para la vida,
innecesaria y escarcha.

Ojalá fuese fácil decir lo
innombrable en una sola palabra,
ojalá mi locura revele en su grito
lo que lo solemne se guarda.

Un loco tocado de la maldición del cielo

Un loco tocado de la maldición del cielo canta humillado en una esquina, sus canciones hablan de ángeles y cosas que cuestan la vida al ojo humano, la vida se pudre a sus pies como una rosa y ya cerca de la tumba, pasa junto a él una princesa.

Leopoldo María Panero

sábado, 6 de septiembre de 2008

Sin título

Madrid se ha fugado del mapa.
Nuestra Señora de los Buenos Aires
perdió el prestigio de buen lazarillo
y los días por aquí pasan tan lento
que no pasan.

Tengo una brújula guardada en el pecho
y aunque descompuesta,
nunca descansa:
"De todos los fuegos, el fuego"
y con los mares,
lo mismo.

Cedo a la voluntad para que los rincones me expulsen,
para que a esterilidad traiga consigo
una plaza en común.
Mis manos hartas ya de improvisar,
encontrarán en otras un refugio pasajero.

"Quien ha sido despertado, ya no puede morir":
el letargo ha tumbado esa esperanza
a los que están consagrados para la Grandeza
y sin embargo hay quien dice que la inmortalidad no existe,
así que el olvido como la memoria,
habrá de pasarse como un eco sin rastro.
2006

lunes, 1 de septiembre de 2008

Nada personal

Algo de mí está irrevocablemente roto.
Llorando mis fragmentos
obligo a que respire el alma
a fuerza de seguir sufriendo
y desbordarme
el aire le da bellas y siniestras
convulsiones a mis aguas.