viernes, 6 de febrero de 2009

Desahogo impersonal

Tal vez la que en mí se esconde
sea la poeta,
adormilada en la tristeza
se construyó un canto
que la identificó.
No habrá de entonar de nuevo
este canto
mientras esté despierta,
el sueño del miedo y la demencia
me persiguen porque al mirarlos
se me reveló
lo que tampoco soy.

1 comentario:

Anónimo dijo...

No entones más ese canto de tristeza, de melancolía, de hacia atrás, porque es verdad que "ese" mundo ya no es tu responsabilidad. Entona sólo cantos de hacia adentro, porque ése es el mundo que vale la pena conservar, por el que vale la pena llorar, gritar, enfadarse y luchar... pero entona tu canto, sirena, y nunca te prives a ti misma de ellos... no nos prives de ellos. El mundo tiene mucho que escucharte...