viernes, 21 de agosto de 2009

Siempre en las calles de Madrid








A Gloria siempre en las calles de Madrid:

Es una historia complicada
y una niña muy compleja,
¿qué hacía ella sola en las calles de Madrid?
Entre gente española,
entre humo y café,
entre sueños y esperanzas aguardando el porvenir...
...sola ella está...

¿Y qué pasa por su mente?
¿qué le dicta el corazón?
¿qué la lleva sin camino por las calles de Madrid?
Una lágrima salada
y una risa esperanzada
es lo que ella ha traído desde su lejano país,
y nada más.

Y las noches estivales
las pasa en aquel bar,
escondida y solitaria entre las calles de Madrid.
Sentada sola en la esquina,
escuchando a alguien cantar,
lleva consigo una pluma, un papel y su sentir,
y nada más.

Come una vez al día,
duerme cuatro horas y ya
pues gasta todo su tiempo en las calles de Madrid.
Conoce las librerías,
poco sabe de la Iglesia;
le interesa solo aquello que pueda leer o escribir,
y nada más.

Yo la he visto soñar,
yo la he visto sonreír,
yo la he visto volar entre las nubes de Madrid.
Yo la he visto en un café,
y la he visto escribir
poemas que sólo canta al hombre que la hace vivir;
él no tiene nombre, y no,
parece no existir,
y aunque dura es la espera ella lo prefiere así.
No se arriesga, mas no ceja, sólo quiere ser feliz;
sabe bien lo que desea y lo espera sin sufrir.

Yo la he visto por aquí,
y la he visto junto a mí;
yo la he visto caminando entre estas calles
de Madrid.

Magdalena Pérez Selvas

17-Oct-2006


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Ay, mi niña acuosa y madrileña... Me has conmovido tanto al punto del llanto. Yo que sólo leo tu blog por placer y me he encontrado aquí. Te quería dejar esta frasesita:

SIN LA MUJER, LA VIDA ES PURA PROSA.

De nuestro Darío ;)

Gloria Soto dijo...

Mua mua mua

Gloria Soto dijo...

Magdalena Star
(No mames, ya no quiero rimar!)
Ash...
En la ciudad de los palacios
esta vez
nos hemos de encontrar
Jaaaaaaaaá

Estefanía Rojas dijo...

Este poema me hizo recordar que especiales son tú y Magda para mi... TRIBUTO A GLORIA!!

Gloria Soto dijo...

Sí, éramos el triunvirato perfecto ¿recuerdan?