martes, 1 de septiembre de 2009

LLAMADOS O AULLIDOS



Muchacha-que-sueña:

Espero que estés serena y si no, no desesperes (no tanto) en tu desesperación. Sabes que una parte mía te acompaña siempre, bien sabes, aunque eso no consuele enteramente tu tristeza, porque tenemos o teníamos una tristeza enraizada, que se cura (Elizondo se equivocaba, los genios se equivocan, y mucho) sólo que le gusta la calma y es bella y gatuna, como una muchacha azul que espera en la ventana. Y yo espero y deseo que a tu mar también se le seque la sal y pueda ser dulce para que ayudes a curar la sed que enfurece a los mundos. que el sol toque tu puerta, porque a tus ojos, como a la luz de la luna, les falta entregarse a la luz abrazadora del sol, y tus alas necesitan fijarse con las brisas solares para navegar por la noche sin trampas circulares ni ruinas en el corazón.

Te quiere la enlazadora,
que camina en cielos blancos y rojos con vos.

No hay comentarios: