miércoles, 21 de octubre de 2009

A LA LUNA NO


Ayer me enteré que bombardearon la Luna

Pido silencio

No por ella
-a ella le da lo mismo
si le guardan o no duelo-

Pido silencio
para nosotros,
los ciegos

Que pedimos agua
porque nuestra conciencia
no se sacia
con la lluvia
ni con la inmensidad del mar

Pedimos espacio
porque arrastrándonos vomitamos
en la tierra
nuesto encono y podredumbre
olvidándonos que aquí,
en nuestra madre,
teníamos también
un lugar para volar.

Nuestro común denominador
es la madre, a pesar
de inventarnos los límites,
la separación
y otras ridículas calamidades

La Luna

La Luna y sus ojos lunares
La Luna el espejo de mi corazón
Amante del sol
Centinela del sueño
Princesa con ojos
de emperatriz desterrada
que vigila su nación
También el mundo es su casa
La noche su balcón
Hechicera del sueño
Heredera de los tres reynos
Ciegos,
a la Luna NO.

3 comentarios:

M@d3la¡n3 dijo...

Siempre, siempre, siempre es un placer leerte. Inundas de poesía mi vida, ya sabías? como hacen sor Juana y Darío, y me da mucho gusto poder decir que sí, hay un poeta contemporáneo al que me gusta leer... Tú.

Gloria Soto dijo...

Signora Malena:
es importante para mi saberme leída e importante para mis palabras saber que resuenan, gracias...
La poesía siempre está, lo único que hace falta es reconocerla...
Buona fortuna ;)
Mua mua!

Estefanía Rojas dijo...

"La Luna eres Tú"