martes, 11 de mayo de 2010

De la oquedad de la palabra

Y porque escribo en letra sutil para que la que llora adentro se vaya a sí misma leyendo sin incendios ni tiempo, porque después del vómito viene el silencio y se desenredará, algún día, el nudo que traba esta canción en desbandada.
Porque la palabra es una mueca muda que va arrastrando el viento y como palomas mueren y nacen los poemas para los delirios de una ahogada.
Me digo, sonriendo: la existencia nutrida de nuestras palabras extrañas...
Dime tú ¿La cosa es por ser nombrada?
Ingenuos los que ahondamos en los misterios del lenguaje para desentrañar el vientre de una realidad amordazada, llegar hasta su hilo negro es encontrarse con los ojos de la nada.

1 comentario:

Estefanía Rojas dijo...

si Gloria, a veces pienso que un poema es solo una forma hermosa de expresar un sentimiento que a veces mata... Tú en especial, tienes un don con la palabra.