jueves, 24 de febrero de 2011

Poema del sueño

Me siento junto a la ventana
pero no quiero pensar ni siquiera sentir
Tal vez no cierre los párpados y consiga ver
la energía de las montañas
o regrese a meditar en las miradas
y en las cosas que no se dicen
y que no creemos
porque no las vemos
a pesar de que algo
nos invite a escucharle
y nos reclame por dentro
Sólo que en este país de los ciegos
sobran los remordimientos
tanto
como para pensar que somos dignos
de encontrar eso

Pero ya no quero soñar, Marinero
la vida toda ha pasado como un barco
de noche
La luna nos recuerda, Pizarnik
hace ya cuántos siglos.

Olvidamos que somos espejos
y entonces el mundo hemos contruido

Mientras tanto:
dulces sueños





No hay comentarios: