martes, 18 de octubre de 2011

Claroscuro para Pizarnik

Pero sobre todo descubir la fuente de donde se alimenta el dolor
y saber que por muy cómoda y bellazulada que sea la tristeza,
no podremos regresar, Alejandra, no podremos mientras sigamos arrastrándonos en las telarañas de lo poético y te pregunto, querida,
si al lirismo con sol se le va la poesía, porque si seguimos
bebiendo de ella, habrá que aprender a no quedarnos en la noche dormidas, para que cuando despertemos la luna, el alma, el cuerpo y los espejos, sean tan solo una hermosa ficción... por supuesto, con sus tintes de horror...

No hay comentarios: