jueves, 3 de noviembre de 2011

Nocturno para Lumía


Por instantes me vienen sentires amargos
rescoldos de insomnios púrpuras
desalunados
No persigo nada, digo
pero no es verdad
persigo todo y demasiado
tanto 
que me he vuelto mortal
Digo que no quiero el mundo
ni la vida aparecida
lo que tampoco es cierto
sólo que no entiendo los vientos fríos
ni las luces fingidas
ni los ojos apagados
he vuelto la mirada hacia adentro
y me he desalumbrado
(por eso casi no vuelvo
o vuelvo más de lo usual)
recordando un lugar
que en la memoria se oxida
y que no es vida
mas que para los desencantados
de la realidad
Juro que no estoy fingiendo
recordad que mi voz por instantes
no es aquella
y por ello, cuando así sea
siempre mentirá...


3 comentarios:

Seña dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
M@d3le¡n3 dijo...

Niiiiceeee :D

Antonio Maldonado Muñoz dijo...

Hermoso poema con un gran final. Saludos.