miércoles, 13 de junio de 2012

La despedida



Y porque vivir no significa sólo llenarse la cabeza de ideas
tendré que  desengañarme del torrente de palabras
que hasta mi llegan
para aprender a soltarlas después

No volver más la vista hacia aquella ventana
de otra tierra baldía
u otra irrealidad extraviada
y aprender a dejar de buscarte
y dejar de nombrarte

No me dentendrá siquiera la historia compartida
ni el amor ancestral e infantil
que durante diferentes edades
guardé en las fisuras del tiempo
para volverte a encontrar

Lo deposito en el lugar donde habitan todas las semillas
junto al origen de los versos primarios
para que ninguna otra mirada o embrujo
nos parta la vida en otro naufragio.


No hay comentarios: