jueves, 12 de julio de 2012

Del camino sagrado

Huautla de Jiménez, Oax.


Tanto tiempo ha que persigo la figura del Maestro y en miríadas de voces y rostros, había pretendido encontrarlo, tal vez, en el fondo, con un afán de seguir ausente de mi, entretenida en buscar hacia afuera aquello que nunca he podido, ni querido decir, que me reclama y anhela, apareciéndose de vez en vez en una mirada o algún poema impensado... Sin embargo, aquello -como bien lo sabéis- va más allá de cualquier palabra, aunque lo mío sea el cantar... Con frecuencia siento mi garganta amurallada que con el sufrimiento se agrieta, mas ya no quiero seguir peregrinando a través del dolor, ni vivir como en un simulacro, dejar de juzgar cualquier apariencia y no ponerle cualidad, estar entre el bien y el mal, haciendo que ambos se disuelvan... No recuerdo la historia del mar,  pero mis ojos me cuentan de muchísimos años errando, no quiero extravagancias para cubrir mi casa, ni quisiera levantarme entre los otros como aquella que conoce la verdad, nada de esto es cierto, tan solo recorro las orillas en busca de un fuego fatuo, de una puerta sin puertas, realizando de la senda ilusoria un camino sagrado.

No hay comentarios: