miércoles, 19 de septiembre de 2012

De poemas apoéticos

Ya no escribo poesía.
Por un tiempo me aferré a las orillas
para creerme con todas mis fuerzas
la bella historia de la literata maldita.
No se consumen ahora mis ojos
en letras pequeñas
para alimentar mundos de hojas y tintas
que en una lengua extranjera
me obligué a aprender
y así no quedarme extraviada
entre los recuerdos de aquellos reinos
donde yo no era yo
y no preguntaba al tiempo
hasta cuándo caería la noche
para recorrer las distancias
que mi vida de humana me impide recorrer...
Podría seguir fingiendo una llamarada
y decir que tengo un propósito
que señala mi sino
Alguna vez pensé que sería la poeta de los ojos de fuego
pero ya no sé
no me interesa
si para ello he de ponerme otra máscara
que la que ya tengo y son tantas
tan sólo deseo regresar al origen 
de los versos primeros

No hay comentarios: