jueves, 27 de diciembre de 2012

Anasthasia

Escogí mi pseudónimo porque yo no soy yo y porque el significado de Gloria es bellísimo pero no siento que sea tan mío, ni mis apellidos, ni mi rostro... Cuando descubrí el Golem fue porque un libro de pastas gruesas en negro y morado llamó mi atención, tiene los colores de la magia -pensé- y recordé el poema de Borges con el mismo nombre, además de que en el libro había una reseña suya y de Lovecraft, por tanto, no precisaba de más evidencias para saber que tenía que hacerlo mío. El protagonista se llama Athanasius Pernath y por algo que no recuerdo con certeza, desde que estaba leyéndolo, empecé a firmar como Anasthasia Pernath, Anasthasia porque no fuera Athanasia y por la princesa rusa que se perdió en el mundo o en la eternidad -no lo sabemos- también porque mucha locura -en un principio se me figuró así- padecía este personaje y agobios y desencajamiento, y yo la locura la llevo como un estigma, como un tatuaje en mi frente que no es verdadera -qué daría por estar realmente loca y no sentir cómo me quema la realidad- pero sí la causante de mi desconexión con la Tierra y sus hijos y mi imposibilidad por aprender a vivir aquí y aceptar así las cosas... pero luego, habiéndolo vuelto a leer, entendí mucho más: Athanasius era un iniciado, un enlazador de mundos sutiles con esta materialidad, muchas cosas que he hecho en la inconsciencia aparente -como esta elección de mi segundo nombre- me han revelado en lo posterior signos de lo que fui, de lo que soy, de lo que ya sabía y sólo estaba recordando, de mi camino, de mi lugar en la trama de maya y lo que he de descifrar a paso relentizado, si es que hay algo que descifrar, porque tampoco me cierro a la posibilidad de que mi búsqueda sea estéril y vana.
Alguien me sugirió hace no mucho el significado de Anasthasia, pero no estaba segura de su exactitud, hasta hoy lo busqué: del griego "la que tiene fuerza para resucitar"... alguna vez le escribí una nana a este, mi querido desdoblamiento, la pongo de nuevo ya que el insomnio se ha vuelto a apoderar de la noche...

Canción de Cuna para Anasthasia Pernath

Un buen día le dio por hacerse la llovida
y se desaguó por toda la ciudad.
No porque no la primavera
ni porque se estuviese
(aunque sí) secando,
sino porque había en la tierra
aterrizado esporádicamente
y quiso sembrarse,
porque soñó un brote,
un florecer de la rosa spleenada,
delirando.
Porque postrada en friísimas cenizas
desde la nada
para renacer.
Construida de materia primigenia,
versos perdidos en las noches
de la gran esfera
o hasta en agujeros negros,
polvo de hadas y Fénix
para recordarle, sutiles, su inmortalidad,
en su sangre historias de suicidios e incestos,
en su sangre la historia de la humanidad.
Tuvo que haber muerto
y luego haber nacido
aunque al reinventarse
-por falible y somnolienta-
estuviese cabalgando
en otra identidad.
Pero ya yollar no más
por favor,
sólo la claridad,
por el momento
Sol, frío, viento,
dejad para Anasthasia Pernath el silencio,
la calma,
la claridad.

2 comentarios:

Ana Márquez dijo...

No estés triste :-)

Eres bella y escribes muy bien. Por favor, no estés triste.


http://frasesdedios.blogspot.com.es/


.

Gloria Soto dijo...

:) Gracias... No estoy triste, estoy viva... son sólo momentos