viernes, 29 de noviembre de 2013

3

¿De dónde nace mi voz?
Nadie contesta
yo no tengo una voz
sino el vertedero donde se filtra
la grieta
en la garganta del mundo.
Espero paciente
desde la ficción de mi pena
que la tragedia reviente
que de su grito encendido
mi sombra se alumbre
persiguiendo su forma
para procurarse un cantar.
Y aun así
huérfana de nombre sigo
intuyendo que soy hija
de un solo fuego
me desprendo de la identidad
pero la innominada
me encuentra a través
del espejo
y el poema es el coágulo
en la irrigación
del silencio
postergando
en desahogo barroco
este despertar.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy a propósito del barroco, sirenita mía... Me he encontrado con esta frase y quería dejarla en un blog por mucho menos afortunado (nada afortunado, debería mejor decir) que el tuyo, sin embargo recordé a tiempo el poco valor temporal, literario y placentero que ello representa. Pero te la dejo a ti, para placernos, tú y yo, de nuestro mucho amor, propio y al mundo:

"Ve así, compañero, nuestra cosecha: piojos, podredumbre y hediondez, y con todo esto estamos llenos de vanidad..."

Acuñada por una mente, también, por muy poco afortunada, la de Anotnio Núñez de Miranda.

Anónimo dijo...

"Antonio" quería decir jeje! Y que conste que es la última vez que lo cito...

Gloria Soto Angeles dijo...

Magda ¿cómo que a propósito del barroco?

Anónimo dijo...

"Postergando / en desahogo BARROCO / este despertar"???? dah! jajajaja!