martes, 30 de septiembre de 2014

Carta de la abuelita María Dina

Este correo lo recibí el 8 de diciembre mientras me encontraba en Cusco, es de la abuela María Dina, una bruja gallega que ahora vive en Bolivia, la conocí en la Danza de la Luna que se celebra cada luna llena de octubre, durante cuatro noches. Desde que escuché su voz, en un temazcal, completamente a oscuras, la amé profundamente y sentí la tibieza que sentimos cuando encontramos un viejo corazón que ha andado errando como el nuestro.

Aquí la carta.


Estimada Gloria:

...Piensa que allá en la danza de alguna manera todas estamos arropadas con el mismo huipil.

No se cuál es tu edad en este tiempo, cuál será, ya entiendo que a veces en la vida no tenemos aquello que tanto anhelamos, pero seguramente lo que tenemos es lo correcto,  como decía Alicia en el país de las maravillas:  bueno, no tengo lo que quiero, pero quiero lo que tengo.

Y es así, para tener algo nuevo es importante que seamos capaces de amar: primero lo que somos en este cuerpo que estamos habitando, hay que descubrirlo desde adentro y ser capaces de ir recreándonos en su desarrollo y crecimiento, es lo único que nos puede conectar con este instante, si no conectamos con ello la vida puede llegar a ser absurda, claramente.
Amar las circunstancias en que nos encontramos, ser genuinos en donde estamos, lo que es ahora, por un minuto de vida en el presente-instante sanamos un montón de memorias o recuerdo que pueden hacernos arrastrar al pasado.

Amar nuestras habilidades, aquellos dones que se nos dan para que hagamos nuestro acto de servicio en el combate de la vida, día tras día. a veces no nos damos cuenta y andamos muy confundidas.

Aprender a mirar la vida, el momento desde diferentes puntos de vista, desde diferentes aspectos incluso llegar a imaginar que podemos mirar al revés de lo que vemos, para no vernos atrapadas en círculos energéticos que nos llevan siempre al mismo hoyo.

 A veces duele la vida, pero el sufrimiento es solo una actitud que termina con el agradecimiento.
en principio sólo puedo invitarte a vivir conmigo en el agradecimiento de lo que tenemos ahora mismo, lo que somos ahora mismo, los regalos que la vida nos da cada día al abrir nuestros ojos y escuchar y percibir con nuestros sentidos, dejar de aferrarnos a aquello que no funciona, desapegándonos de viejos modelos y falsas comprensiones, mirar al cielo con profundidad y dar lo mejor de nosotras en cada acto que hacemos

Deseo de todo corazón que esa alma que buscas te encuentre pronto y que tus brazos sean capaces de abrazar hasta fundirte en la ternura del corazón de la vida.

Mucho amor para esta nueva etapa y que la Pachamama te colme de dicha para realizar tu vida. 

Un gran abrazo memina

No hay comentarios: