martes, 10 de febrero de 2015

Acerca de "Las cosas que no hacemos"

Aquello que no escribimos lo prefiero.

En la escritura queda un registro pobre  
de los poemas que son víctimas de la agrafia
preñados de lumínicos u oscuros pensamientos,  
Bien podrían haber quedado registrados entre algún poemario,
o de menos en algún obituario con tintes poéticos.

Cuántos suspiros lleva guardada la ausencia,
todo lo anhelado,
la impronunciable belleza,
las buenas noches que dirigimos al amado,
los secretos que guardamos al reverso de nuestra conciencia.

¿Habrá una biblioteca infinita que capture  todo
lo que no inscribimos en el tiempo?
No podemos abarcar todas las palabras que se nos desbordan
por el deber de ser adultos, ancianos o  niños,
porque la lluvia no tiene nombre
ni los halos de luz que entran en las habitaciones.

Algo en nosotros se expande ante los prodigios que la rutina perdona
y si por la sincronía nuestra atención se cruza en el milagro
no podríamos decirlo,                      
nuestros ojos apuntan hacia las líneas del horizonte
buscando ese sentimiento de cercanía con lo sagrado.


1 comentario:

sourabh gupta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.