viernes, 3 de julio de 2015

Plenilunio del 3 de julio

Las emociones contienen más tinta que la razón, pero tan abstractas, tan difícil decirlas. Bendita la música que baja del horizonte para venir a explicarnos sin conceptos.
Hoy digo que estoy rota, que la carencia, que pasos cansados.
Mañana saldrá el sol pero hoy es luna llena que hace de las aguas revolturas confusas.
Esta noche no puedo llamar a tu puerta .... Si yo viviera desde el corazón... Soy mi propia víctima y verdugo, puedo ser la hidra con cien mil cabezas.
Quisiera llamar a tu puerta pero la incertidumbre me come los ojos y las voces, las voces.
Suena Ennio Morricone e intento acercarme desde esos lugares comunes en los que toma un respiro la ausencia. No sé si tú tengas la enfermedad de mi ausencia, qué vanidad ¿Verdad? No deseo que te desangres pero cuando escucho el fragmento de Huidobro: "algo se formaba en el horizonte para esperarla" y si no te veo en dirección donde se oculta el sol, pensando que estoy lejos, que no regreso, que ya para ti no, este sentimiento se da cuenta de la futilidad de su convulsión y de nuevo escribo palabras que no llegarán a ningún lado.
Señor, en la radio Ennio Morricone suena. No es cierto, por supuesto no escucho la radio, pero Ennio Morricone suena.
Señor, el drama de ser la desvirgada doncella que le canta versos bajo su balcón y usted cortinas espesas.
Señor, esta luna lastima y las cosas son como son.

No hay comentarios: