sábado, 23 de enero de 2016

Y vendrá

Algún día llegará la comprensión a instalarse para dejar de ser promesa que se oculta latente detrás de la muralla a la que llamamos realidad. Su paso será de tal firmeza sacudiendo los cimientos de los constructores de la farsa, quedándonos desnudos y sin techo, algunos lloraremos y desearemos regresar al manto gris de lo absurdo hasta aprender a beber la luz sin protector solar.
La metamorfosis nos hará vomitarnos a nosotros mismos y desearemos aferrarnos a nuestras caretas que yacerán como vestigios de una civilización antigua que padecía el mal del tiempo.
Los que se piensan dueños del mundo regresarán a aprender de los gusanos la humildad del trabajo. Las Águilas darán rienda suelta a sus visiones, las coreografías se acabarán, dejaremos los médicos, la escuela, el deber ser, la mentira institucional.
Para escribir Poesía no necesitaremos remover en las ciénagas, dejarán de existir los artistas, quedarán sólo artesanos del verbo, del trazo, la música.
El amor no se pronunciará en vano y comenzará a encarnarse en nosotros convertidos en tierra, en lluvia, en estrellas... los que hoy lo quisimos salvar y esta noche la boca nos sabe a fracaso.

No hay comentarios: