jueves, 21 de abril de 2016

Epístola de amorosa raíz

Mi acto de amor hacia ti será desviar la mirada para otro lado, de verdad confiar como debió hacerlo Orfeo con Eurídice, en este caso nos encontraremos al otro lado del espejo donde la historia y las palabras se disuelven y los personajes creen en una especie de inmortalidad porque permanecen algunos años en la mente de otros hombres de perfil bajo.
Tú y yo no llevamos en nuestro sino la palabra siempre pero el Nombre de los nombres nos contempló para un instante de la eternidad, para volver a formar el número dos, con lo que nace la pena, como dijo aquel poeta... 

No hay comentarios: