viernes, 22 de abril de 2016

Is there anybody in there?

La madre del Buda se llamaba Maya (ilusión), el nombre de matrix deriva de la palabra latina mater (madre) y hace referencia a la matriz. En la cosmovisión andina Pachakamak es el principio masculino que otorga la energía creadora, Pachamama es la manifestación de esta energía, no sólo la Tierra sino todo lo existente en el universo.

Por otro lado, la palabra existencia deviene de la palabra latina existire (aparecer) o parecer, imagino. Ser y existir, difieren en que el primero es atemporal y el segundo está condicionado por lo perecedero. Dicen que nada verdaderamente Real puede verse amenazado, por lo tanto, algunas perspectivas –como la budista- explican la naturaleza ilusoria de los fenómenos a partir de la impermanencia: la naturaleza transitoria de las cosas.

Volviendo al asunto de la Madre,  en lo personal (digo personal y esto no significa que haya salido de mí) la Madre Divina -me gusta decir- es todo este escenario que nos sostiene, el mundo empírico, los sentidos para comprobarlo, la historia de un personaje (nosotros) entretejida por determinadas situaciones.

El despertar –pienso- es un proceso en que constantemente contemplas lo pasajero y por lo tanto lo ilusorio de lo que se percibe como realidad. Escuchaba decir hace no mucho a un maestro que encuentra en el fondo a muy pocas personas interesadas en la verdad, esto me remite a mi propio estilo de vida y al de algunos que me rodean, muchos llevamos caminos de tinte espiritual, son diversas las formas: por un lado, en mi caso, está el Dzogchen (Gran perfección) donde se vive en un mismo instante la base, el sendero y la meta (Allan Wallace), por otro el Camino Rojo, con mucho corazón y sangre de guerrero, canciones hermosas, plantas sagradas, comunión con la naturaleza.

El Dzogchen no es en estricta medida un sendero es una Visión, sin embargo, podemos ser muy doctos al respecto y estos puede traer cierto estatus a nuestro currículum etérico pero no sirve de mucho si no se vive a partir de esta Consciencia integradora y abarcante, dilucidora. Estos caminos nos pueden  llevar a encontrar realmente aspectos profundos en nosotros mismos, en lo personal la herida estaba inmensa y ahora lloro mucho menos y vuelvo a ver de forma vibrante la vida, pero no sirve de mucho mientras se permanezca tratando con lo ficticio desde la  antigua forma.

El mismo maestro que menciono dijo que el budismo no era una terapia y pensé que casi todos los recursos de los que echamos mano tienen los efectos de las cremas rejuvenecedoras que tratan superficialmente un problema pero no desde la raíz. Hablando de raíces, regreso a mi preocupación inicial, las raíces de la madre, estar presente es estar viviendo y asumiendo esta realidad transitoria, permanecer en la seducción del mundo de las ideas es una parte la fugacidad, pero muchos ya queremos irnos ¿Verdad? Y nuestra mente está casi todo el tiempo despegada de nuestro cuerpo, algunos como Ziggy Stardust logran cosas grandiosas, artistas magos como Remedios La bruja, Chagall, Picasso, nos encantan las posibilidades de otros mundos y paraísos antiguos, aunque el cansancio nos queme los párpados por tanta hermosura y fealdad.




No hay comentarios: